Ser mamá no se mide por lo que dejas atrás al tener un bebé,

sino por lo que ganas al hacerlo